La costura

—¡Qué clase de broma es ésta! —gritó Mario en medio de aquel andén sin personas ni trenes. El rugir de su propio eco alejándose por los túneles le confirmó que no había nadie más allí. Era martes, tenía 34 años y estaba completamente solo. No “solo” retóricamente, sino “solo” en su sentido más amplio y literal. Como si hubiera despertado dentro de una pesadilla, aquella … Continúa leyendo La costura

El ERE

—No puedes pedirme esto. —Sólo te lo digo para que tú te quedes tranquila. Y para que ayudes a que esto sea lo más llevadero posible. —Entiendo lo que me dices. Pero aparte de una compañera, estamos hablando de mi amiga. No puedo ocultarle que vas a despedirla… Cogí mi cuaderno y salí del despacho con una sensación confusa. Que mi nombre no estuviera en … Continúa leyendo El ERE